El Deportivo volvió ayer de vacío de Villarreal, tras enfrentarse al submarino amarillo en un encuentro que evidenció las carencias ofensivas de los de Lotina. Los visitantes empezaron bien, manteniendo una sólida defensa y manteniendo la posesión del esférico. Sin embargo, no culminaba. El choque dio un giro en el minuto 35 cuando Bruno saca con rapidez, sorprendiendo a los deportivistas, y pasa a Ibagaza quien manda a Nilmar para que este supere a Aranzubia con una vaselina que llegó a Llorente, quien marcó el único tanto del encuentro. El gol despertó al Villarreal que pudo aumentar la diferencia en el marcador. Así, con victoria local se llegó al descanso.
 
Tras la reanudación,  el partido mantivo la misma tónica. Un Dépor encerrado atrás, tratando de frenar las llegadas del Villarreal y unos locales que buscaban ampliar su victoria.  Sólo en el minuto 70, una única combinación entre Adrián y Bodipo estuvo a punto de dar el empate. Finalmente 1-0 para los locales en un choque nada positivo para el Deportivo.
  • Share/Bookmark